Portada

Comunicado: Ante el desalojo de la Solidaria

Ante las mentiras reiteradas queremos ser bien precisos:    1-Como era de carácter público en el día de hoy 21/3/17 estaba co...

21 de marzo de 2017

Comunicado: Ante el desalojo de la Solidaria



Ante las mentiras reiteradas queremos ser bien precisos:



   1-Como era de carácter público en el día de hoy 21/3/17 estaba convocado a las 13h30 una concentración en repudio del desalojo del Centro social La Solidaria.

   2-Nuestra organización social de DDHH decidió concurrir solidariamente entendiendo que este desalojo atentaba contra las organizaciones sociales que allí existían desde hacía 5 años.

   3-Por tanto es una patraña decir que La Solidaria era la sede de Plenaria Memoria y Justicia. La intencionalidad está clara: generar quiebres entre las redes de diferentes organizaciones sociales. Quita el protagonismo de ese proyecto de 5 años a otras personas y colectivos y adjudica públicamente a Plenaria Memoria y Justicia esa obra social destruida por el interés  mezquino de unos pocos. Ese sitio cuando fue ocupado hace 5 años  era una tapera y poco a poco se convirtió en un sitio de referencia de vecinos y organizaciones sociales. Las plantas asomaban por sus ventanas y allí funcionaba una biblioteca y se realizaban diversas actividades artísticas entre otras. ¡Qué pecado! El martillo fatal del progreso le dio el ultimátum en el día de hoy.

   4-Aclarado esto que La Solidaria NO es nuestra sede,  por lo tanto no hemos protagonizado los hechos del día de hoy, todos los que han mentido deberían otorgarnos el derecho de réplica y leer nuestro comunicado en el espacio central de todos los que repitieron la mentira. No sabemos quién la tiró a la cancha pero sin confirmar nada muchos la repitieron.

Plenaria Memoria y Justicia desde su fundación siempre se ha reunido en diferentes sindicatos que solidariamente nos han abierto sus puertas para llevar adelante nuestra lucha.

   5-Solicitamos, sin mucha confianza que esto suceda, que cese la caza de brujas.


   6-Exigimos la libertad de los detenidos/as que fueron bajados de un ómnibus al que fuerzas policiales detuvieron al mejor estilo de la dictadura

Plenaria Memoria y Justicia

14 de marzo de 2017

Prontuario: Eduardo Ferro, Torturador Impune



Prontuario de un Torturador

Eduardo Augusto Ferro Bizzozero, uruguayo.
Divorciado.
C.I. 1.113. 451 -7.
Alias: "Oscar", "Guillermo" "El Toto". 
Nació en Montevideo el 10 de abril de 1947. Gran parte de su adolescencia y juventud transcurrió en la zona de El Prado.
Último domicilio conocido: Barrio Pinares, calle OCTANTE 29 S/N - COD.POSTAL 32113 


En 1964 ingresó al ejército como cadete en el arma de Ingenieros.
Tres años después realizó un curso en la Escuela de las Américas, ubicada en Panamá y dependiente del Ejército de los EE.UU. De los datos biográficos consignados en el libro "A todos ellos - Informe de Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos", surge que en 1967 Ferro egresó como alférez y en 1970 ascendió a teniente segundo.

En 1975, ya en dictadura, pasa a desempeñar "tareas" en el Organismo
Coordinador de Operaciones Antisubersivas (O.C.O.A.) y en el centro clandestino de detención y torturas ubicado en los fondos del Batallón Nº 13 de Montevideo, llamado "300 Carlos". Esta dependencia clandestina e ilegal funcionó antes en una casa ubicada frente a la rambla de Punta Gorda y allí también estuvo Ferro.

En el año 1977 operó en Argentina. En noviembre de 1978, otra vez en el marco del Plan Cóndor, participó del secuestro de dos militantes del PVP, Lilián Celiberti y Universindo Rodríguez Díaz junto a los dos hijos de Lilián, de sus domicilios en la ciudad de Porto Alegre. Esta familia se salvo de ser asesinada gracias a la movilización y denuncias internacionales realizadas por el abogado Jair Krischke  y el Movimiento Justicia y Derechos Humanos de Porto Alegre. Esa denuncia derivó en el único juicio que finalizó con una condena en Brasil a los participantes de un operativo realizado en el marco del  Plan Cóndor.

Pero Ferro demostró luego que su patología era grave. Durante un tiempo el secuestrador  persiguió y acosó a Celiberti por todo Montevideo, pretendiendo mantener con ella una relación amorosa. Harta de la situación la valiente mujer citó al militar en un bar y en presencia de muchas personas lo abofeteó reiteradamente provocando la huida del cobarde sujeto.

Luego fue jefe de operaciones de la Compañía de Contrainformación e integrante del Departamento III del Servicio de Inteligencia de Defensa (SID). Y después de la dictadura perfeccionó su currículo realizando cursos de paracaidismo (1986), de inteligencia en Alemania (1989); de seguridad electrónica (1991); de información ante problemática de drogas; y, ya en 1997, de buzo táctico militar. Ferro reside en la parada 36 del barrio Pinares de Maldonado y se desplaza en una camioneta 4x4 Ford Ranger, gris metalizado, con vidrios polarizados y cuya matrícula es SAD-3871 - Uruguay, registrada en la Intendencia Municipal de Montevideo. Suele acompañarlo un gran perro ovejero-alemán.


Involucrado en los casos de:

UNO DE LOS ASESINOS DE MARÍA CLAUDIA IRURETA DE GELMAN

Una investigación realizada en el año 2002 por el periodista Roger Rodríguez - publicada en el matutino La República - sobre las circunstancias en que fue asesinada María Claudia Irureta Goyena de Gelman, nuera del poeta argentino Juan Gelman, demostró que Ferro fue partícipe en el crimen de la joven argentina.

Después de proporcionar detalles sobre la denominada "base Valparaíso", ubicada en la calle Francisco de Medina 1525 bis, muy cerca del zoológico de Villa Dolores, el periodista reconstruyó en base a sus fuentes, el momento en que la joven mujer ya despojada de su hija recién nacida fue entregada a quienes finalmente, la asesinarían. "La vida de María Claudia y la disposición de su cuerpo quedó en manos de otros cuatro hombres, también presentes. El policía Ricardo "Conejo" Medina y el capitán de Ejército Ricardo Arab. quienes la habrían traído, y los oficiales Ernesto Rama y Eduardo Ferro, quienes ya sabrían qué y dónde hacerlo.

El ex presidente Jorge Batlle tiene detalles sobre lo que ocurrió aquel día en la Base Valparaíso, ya que le confió al senador Rafael Michelini que el
"Conejo" Medina había asesinado a María Claudia. También ha trascendido que su cuerpo fue enterrado en el Batallón de Infantería 13. Allí estaría aún su tumba", relató Rodríguez. Que precisamente es lo que están buscando antropólogos uruguayos y argentinos desde que asumió Tabaré Vázquez como presidente.

EL VENDEDOR DE IMPUNIDAD
El 4 de diciembre de 1998, el semanario Brecha sostuvo que "tras la austera fachada de una agencia privada de seguridad funciona un "equipo" que vende una amplia gama de servicios. Entre ellos, y para quien pueda pagarla, vende "tranquilidad" al cliente en conflicto con la ley". La agencia a que refiere Brecha era "Federal Seguridad", cuyos socios eran entre otros el empresario radial Miguel Sofía, acusado de integrar "el Escuadrón de la Muerte" que funcionó en Uruguay a principio de los años 70 y asesinara a varias personas. Luego también fue socio el contrabandista Washington Resola, quién tuviera un importante papel en la caída del ex Director de Aduanas, Víctor Lissidini.

La investigación de Brecha, a cargo de los periodistas Ivonne Trías y Carlos Amorín, aseguraba que "el grupo está formado por altos oficiales militares y por civiles, algunos de ellos con antecedentes policiales, y funciona como petit comité secreto dentro de la empresa; esto es, no puede afirmarse que todos los integrantes de la misma participen del grupo. Enterado de las dificultades de un empresario con la Dirección General Impositiva (DGI), por ejemplo, el grupo se ofrece a intermediar, cobrando fuertes sumas de dinero y bienes y asegurando la solución al problema. Este modo operativo, similar al de la mafia, tiene la particularidad regional de contar con la participación asesora o ejecutiva de militares que revistaron en las filas de Inteligencia del Ejército".  Uno de ellos era el coronel Ferro, quien nuevamente adquiría un papel protagónico en actividades delictivas.

PROMOTOR DE LA LEY DE CADUCIDAD.
En diciembre de 1986 cuando el Senado de la República discutía el entonces proyecto de Ley de Caducidad, el Senador Luis Senatore dijo a sus pares que al recuperar la democracia uno de los primeros citados por la Justicia Penal fue el coronel Eduardo Ferro, junto a otros militares, para responder por el secuestro de Lilian Celiberti y Universindo Rodríguez. El juez Angel Ruibal los citó en dos oportunidades, pero los militares resistieron la convocatoria. Poco después surgió la frase del entonces Comandante en Jefe del Ejército, Teniente General Hugo Medina : "Las citaciones están guardadas en mi caja fuerte". No es ocioso sostener entonces que la Ley de Caducidad surgió para darle impunidad a Eduardo Ferro, entre otros. Tan importante era en el esquema de represión ilegal que vivió el país.

De la condena social NO podrán escapar!!!

El 20 de diciembre del 2004, Eduardo Ferro comenzó a desempeñarse como gerente del Hotel Las Dunas de Manantiales, uno de los establecimientos más importante del Este del país.

Ingresó como Jefe de Vigilancia con un salario de 14.000 pesos y en julio del 2005 pasó a ocupar el cargo de Gerente  sustituyendo a Ramón de Izequillas, quien fue contratado como asesor en Turismo del gobierno municipal del momento.

Después de recibir varias denuncias de empleados y ex empleados del hotel, identificando al militar retirado como responsable de "acciones violentas" contra ellos.

En de sus acciones acusó a uno de ellos por robo, pero sin denunciarlo en la Justicia, allanó su casa, lo tomó del cuello y profirió varias amenazas.
Otros funcionarios dijeron "sentirse vigilados" por el ahora ejecutivo hotelero y circula la versión de que "realiza escuchas telefónicas clandestinas".

Debido a todas estas denuncias el Torturador fue obligado a renunciar.

El Sábado 28 de Mayo de 2011 se realizó un escrache a Eduardo Ferro en Maldonado. La Coordinadora Verdad y Justicia de Maldonado, y Plenaria Memoria y Justicia convocaron a movilizarse hacia el barrio Pinares donde vive el torturador.

Se realizó una caravana por la justicia que partió en buses desde Montevideo, para encontrarse en Maldonado con la concentración que partió colocando carteles y pancartas señalando a Eduardo Ferro como torturador impune.

Vídeo de la actividad realizado por el Colectivo Contrafuegos



18 de enero de 2017

Comunicado: El largo brazo de la Impunidad

El 17 de Enero de 2017, la Justicia italiana dictó sentencia en relación al largo proceso penal tramitado contra civiles y militares de Bolivia, Chile, Perú y Uruguay, por su participación en la desaparición y muerte de 23 ciudadanos italianos y uruguayos en el marco de la coordinación represiva de las dictaduras latinoamericanas denominado Plan Cóndor. El único uruguayo procesado fue Juan Carlos Blanco. 


Plenaria Memoria y Justicia sobre el juicio al Plan Cóndor en Roma:


No fueron sólo los 15 años de proceso en Italia, ni los 40 desde que se iniciaron las denuncias.

No fueron sólo las interminables sesiones de testimonios por las que tuvieron que pasar las compañeras y compañeros que declararon. La tensión, la bronca y al final, con la última frase, ese vacío frio que hace eco en la sala protocolar. El cansancio de todo el proceso interno y por momentos la sensación de que los nombres de todos esos desaparecidos no merecen decirse en esas sesiones inconmovibles. Teniendo que quedar solos con la pregunta ¿habrá servido?

Daniel Rey Piuma, quien aportó la mayor parte de todo lo que se sabe de la tortura en los calabozos de la unidad SII (los servicios de inteligencia del Fusna) volvió por enésima vez a ofrecer las pruebas de la barbarie, hasta el último aliento, padeciendo una enfermedad terminal. Escribió el 17 de diciembre de 2015 desde Ámsterdam:

“Queridos amigos/camaradas:
Voy a declarar mañana, viernes, en Roma.
No estoy con miedo, pero si muy triste.
Que esto tuviera que ser así. No sé donde están sus sonrisas ni sus sueños...
Voy a declarar como los torturaron y como los "desaparecieron" en la marina uruguaya.
No tengo orgullo de ser uruguayo”

Fallecería pocos meses después de esto.
Fueron decenas de compañeros que depositaron sus esperanzas, muchos ya ni en la justicia que siempre se inclina a favor del poder, ni en el Estado uruguayo. Pero si en la convicción de que cada golpecito, cada paso, cada palabra edifican eso imposible de definir y que sin embargo nos hace humanos y que se ha denominado dignidad.

Y creyeron (creímos varios) que había un margen para que torturadores como Jorge Tróccoli pudieran tener un pasar menos cómodo que en este paraíso de impunidad en el que se ha constituido el Uruguay. Ahora confirmamos, que el largo brazo de la impunidad no conoce de fronteras.

Mientras que el represor Pedro Mato se lo identificó disfrutando sin sobresaltos en las playas de Brasil, Tróccoli huyó a Italia en el 2007. Ocho años antes sin embargo recibiría la única condena a la que realmente tuvo que exponerse, cuando en 1999 acompañamos a HIJOS para escracharlo en su domicilio en Malvín. Y podemos recordar aún, cómo en aquella ocasión el Senador Rafael Michelini nos intentaba persuadir de que no nos movilizáramos porque si no “los militares no iban a aportar información”.

Pues Tróccoli ni habló ni recibió condena. Y ahora resulta evidente que la trama estaba tejida ya desde entonces. Llámese Servicios de Inteligencia, mafia italiana, Gonzalo Fernández, Carlos Abín, Suprema Corte de Justicia o Estado uruguayo, todos aportaron su eslabón en esta larga cadena de impunidad, por acción y omisión.

Es hora de preguntarnos seriamente a donde nos llevan estos métodos, estos corrales perpetuos de trámites y energías vertidas en procesos judiciales donde se nos imponen reglas de juego aparentemente imparciales, para resolver una historia que nada tuvo de ecuánime. Pasan los años y van quedando las compañeras y los compañeros por el camino, sin justicia. Es hora de hacer un balance, tomar un respiro y revalorizar los métodos de siempre. Porque al fin y al cabo los tenemos identificados a los más de 600 torturadores que caminan por nuestras calles, sabemos cómo ubicarlos, y de la condena social no podrán escapar.

!A quebrar la impunidad.
Ahora Justicia!
Plenaria Memoria y Justicia 
/ 18 de enero de 2017




Cobertura de la noticia desde los medios: 

El tribunal de Roma acaba de absolver a los militares represores uruguayos en el juicio por el Plan Cóndor.



Lista de Represores
-

Noticia: La "Justicia" Italiana....



El 17 de Enero de 2017, la Justicia italiana dictó sentencia en relación al largo proceso penal tramitado contra civiles y militares de Bolivia, Chile, Perú y Uruguay, por su participación en la desaparición y muerte de 23 ciudadanos italianos y uruguayos en el marco de la coordinación represiva de las dictaduras latinoamericanas denominado Plan Cóndor. 

El único uruguayo procesado fue Juan Carlos Blanco. 


La noticia desde los medios
























23 de diciembre de 2016

Cobertura: Intervención frente a Presidencia



El 22 de diciembre de 2016 Plenaria Memoria y Justicia se concentro frente al edificio de presidencia para denunciar el espionaje y la infiltración de los servicios de inteligencia a las organizaciones sociales y políticas. 

La acción surge a raíz del hallazgo de archivos de espionaje en democracia (denominados los Archivos Castiglioni). 


El jueves 22 de diciembre nos concentramos en la puerta de la Ciudadela (Plaza Independencia) a las 19hrs, ahí repartimos volantes para difundir la actividad que íbamos a realizar.
Sobre las 20hrs, nos ubicamos en la puerta de presidencia para realizar una suerte de interpelación  denunciando el espionaje por parte de los aparatos de inteligencia en democracia, y reclamado que los archivos estén a disposición de las organizaciones sociales.


Varios/as integrantes de Plenaria Memoria y Justicia se ubicaron en un semicírculo y procedieron a leer una proclama. Finalizada la lectura se dio por terminada la actividad.  

Fotos de la actividad:






Vídeo de la actividad:





Proclama de la actividad: 

Estamos acá porque hoy hace exactamente 30 años de aquel 22 de diciembre de 1986 en el que se consagró  la Ley de Impunidad.


Postales de la actividad







Proclama: Intervención frente a Presidencia



El 22 de diciembre de 2016 Plenaria Memoria y Justicia se concentro frente al edificio de presidencia para denunciar el espionaje y la infiltración de los servicios de inteligencia a las organizaciones sociales y políticas. 

La acción surge a raíz del hallazgo de archivos de espionaje en democracia (denominados los Archivos Castiglioni). 


Archivos Secretos
Son pactos de impunidad

Estamos acá porque hoy hace exactamente 30 años de aquel 22 de diciembre de 1986 en el que se consagró  la Ley de Impunidad.

Aquella madrugada, el Parlamento cercado por la memoria de miles de personas decidió reprimir y obedecer el mandato de los impunes.

Le dieron ese día consentimiento “legal” a la impunidad. Le suministraron hace 30 años,  larga y ostentosa sobrevida a los impunes.   

Ese parlamento resolvió gasear y apalear a la memoria y obedecer a los fusiles y  las botas.

Esta ley va a consagrar los pactos, los silencios que encubrieron el accionar del Terrorismo de Estado.

Y su  implacable incidencia en nuestras vidas hasta el día de hoy.

Sin tregua, sin cortes esta ley ampara a civiles y militares que concretaron y concretan la injusticia social.

Nos convocamos hoy bajo la idea de que los archivos secretos son pactos de Impunidad.

Y que todos y cada uno de esos datos pertenecen a las organizaciones sociales.

Que todos y cada uno de esos datos no solo están mostrando lo que hicieron.

Ahí aparecen los que dieron la orden, quienes las ejecutaron, quienes callaron  y quienes miraron para otro. El rostro macabro de la opresión está cubierto de maquillajes. Esta blindado. Esta negociado.

Pero no tenemos dudas ¡todo esto pertenece a quienes sufrieron! A todas aquellas personas que fueron perseguidas, seguidas. A quienes fueron torturadas. Y a quienes luchan hoy.

Estoy acá porque el 2 de Octubre de 2015, aparecieron archivos de los servicios de inteligencia donde se comprueba que organizaciones sociales y políticas fueron seguidas e infiltradas en democracia.
Estos archivos, unas 60 cajas de documentos, se encontraron producto del allanamiento a la casa del coronel Elmar Castiglioni, ubicada en la Blanqueada en Luis Alberto de Herrera y Thompson. Defendido obviamente por la abogada Rosanna Gavazzo.
El operativo fue llevado a cabo por el fiscal Carlos Negro y la jueza penal Beatriz Larrieux.

Estoy aquí porque  desde que comenzaron a torturar y a ocultarse no han parado.

Porque siguen operando en las sombras.

Porque la impunidad es una oscuridad tan ancha como ella misma.

Porque no solo están allí sino que presionan y tienen de rehén a la verdad y por tanto no hay justicia.

Estoy acá porque pasan los días, los años, las décadas y la impunidad sigue. Actuando a través de espionajes, de extorciones, de claudicaciones, de pactos de los cuales no terminamos de conocer ni sus operativas, ni  su dimensión.

Porque el silencio, y esos secretos amparan a los servicios de inteligencia. Ellos se la han ingeniado para existir, tecnificarse y crecer con el total consentimiento y dirección de los poderes del Estado.

Porque el control ya es supe control, desde el cartel de Sonríe te estamos filmando hasta  los ejércitos de infiltrados para sostener los abusos.

Estoy acá porque el Archivo Castiglioni contiene pruebas de la realización, de espionaje, infiltración, seguimientos, chantajes, presiones y operaciones contra partidos políticos, organizaciones sindicales, estudiantiles, de Derechos Humanos. Y solo conocemos los titulares…

Estoy acá porque somos conscientes que el accionar no se detuvo en 1985, en la salida de la dictadura.

Porque coincidimos que tiene como fin “obstaculizar el camino hacia la verdad histórica, el esclarecimiento de los crímenes del terrorismo de Estado y consolidar la impunidad de los responsables de los mismos”

Estoy acá porque no solo amparan los terrorismos de ayer sino los de hoy. Y las futuras represiones.

Estoy acá porque como organización social de DDHH hace 16 años venimos sosteniendo que la impunidad no solo necesita que los mandos callen y sigan secuestrando la verdad;  sino que necesita del secretismo extendido a todo nivel para mantenerse.

Porque los juicios se dan entre cuatro paredes, las victimas declarando una y otra vez, décadas y décadas permanecen los expedientes escondidos en cajones…

Hablamos del archivo de Castiglioni pero… ¿Y el resto de los archivos?

Estoy acá para seguir sosteniendo que no solo queremos el acceso irrestricto a este archivo sino a todos los archivos.

Porque la impunidad es un estado inherente al Estado. Ellos necesitan de ella para sostenerse. Para preservar la injusticia.

Porque lo poco trascendido demuestra que cuando señalamos la responsabilidad de la OCOA de los S2, del SID, del Departamento de Inteligencia, del DOE, no estamos más que señalando lo que se intenta negar.

Porque los mismos informes de la pre investigadora así lo afirman diciendo que …el archivo contiene  pruebas contundentes de la realización, en democracia, de espionaje, infiltración, seguimientos, chantajes, presiones y operaciones contra todos los partidos políticos, organizaciones sindicales, estudiantiles, de Derechos Humanos, legisladores, oficiales militares, directivos de empresas públicas y altos cargos de gobierno”.

Estamos acá porque lo trascendido demuestra que estas “tareas” en “democracia”, han sido realizadas no por un individuo ni por un grupo reducido, sino que se trata de “una acción planificada, extendida en el tiempo y para la que se usaron fondos y recursos, humanos y materiales, del Estado”.

Pero nos dicen que nadie tiene conocimiento. Ni el Presidente ni los Ministros ni los Mandos de las FFAA ni la Policía.

Estamos acá porque el peligroso accionar de estos servicios del Estado no solo están protegiendo la impunidad de ayer sino esa, tan terrible: la de hoy. Apadrinan en el silencio la muerte de 40 muertos en cárceles en lo que va del año.

Protegen a los empresarios que violan todas las normas para lucrar más. Calcinando vivos a jóvenes trabajadores, pagando míseros salarios.

Vivimos cerca o trabajamos en verdaderos arsenales sin ningún control.

La impunidad se prolonga para mantener la injusticia social. 

La impunidad nace para condenar a inmensas mayorías a la miseria.

Estamos acá para recalcar que la razón del espionaje es económica, tal cual lo dice el informe de los que accedieron al archivo.  Sin tapujos queda evidente que el espionaje se lleva adelante para influenciar y distorsionar el accionar de partidos y organizaciones sociales. El espionaje se concreta para “incidir sobre discusiones y decisiones con repercusiones comerciales”

Y para que no queden dudas, el informe concluye que el espionaje se multiplica “en  un sentido más amplio por razones económicas”.

Estamos acá para señalar  en la calle que  la documentación del archivo prueba que tanto “funcionarios del Estado uruguayo, oficiales policiales y militares con tareas de inteligencia, recibieron dinero y cumplieron tareas para agencias de inteligencia extranjeras, entre otras las CIA”

Estamos acá porque (como todos los ministros anteriores) el actual  ministro de Defensa Jorge Menéndez, repite la obsecuente respuesta de los mandos militares de las tres armas: “No tenemos conocimiento. Las FFAA no tienen archivos al respecto”

Estamos acá porque en el archivo Castiglioni se halló la libreta de casamiento de Elena Quinteros.

Informes de interrogatorios.

Datos de seguimientos a integrantes de la Comisión para la Paz.

Infiltraciones en la Marcha del Silencio.

Recibos de pago a infiltrados en organizaciones sociales y políticas.

¿Y qué más? No sabemos.


Estamos acá porque  impugnamos el secretismo.

Salimos a la calle para romper esta cadena de impunidades.

Objetamos los recortes.

Queremos ya todos los archivos. Sin retaceos. Sin tapujos.

Queremos ya lo que existe en el Hospital Militar, la lista de los médicos torturadores.

Queremos ya lo que existe en los cuarteles, en las casas de los represores, los archivos de Inteligencia del DOE…

Ahora, ya, debe haber una confiscación que preserve de incendios y otros “robos” la verdad. 

Estamos acá para señalar que este archivo confirma, una vez más, el nombre de quienes fueron los  jefes del espionaje militar: Silveira, Vázquez, Barneix, coronel Ramón Larrosa, Casella y Sarli.

Entre ellos el conocido  torturador Eduardo Ferro que sigue actuando hoy con absoluta impunidad en Maldonado.

Estamos para afirmar nuestro compromiso de que ¡donde vayan los iremos a buscar!  Como lo hicimos con Rama, con Gavazzo y tantos más.

Por el derecho de vivir a nuestra manera

Por el derecho de vivir sin enemigos vigilándonos.

Por el derecho de ser quienes somos sin policías ni vigilantes

¡Todos los archivos a las organizaciones sociales!

¡A romper el silencio1 ¡A quebrar la impunidad!

¡Ahora justicia!


Plenaria Memoria y Justicia

14 de diciembre de 2016

Comunicado: Archivos secretos son pactos de Impunidad



Todos los archivos a las organizaciones sociales.

El 2 de Octubre de 2015, aparecieron archivos de los servicios de inteligencia donde se comprueba que organizaciones sociales y políticas fueron seguidas e infiltradas en democracia.

Estos archivos (unas 60 cajas de documentos) se encontraron producto del allanamiento a la casa del coronel Elmar Castiglioni –ubicada en la Blanqueada-.

El jueves 22 de Diciembre estamos convocando a una concentración en Plaza Independencia a las 19hrs, para denunciar el pacto de impunidad y exigiendo que todos los archivos estén a disposición de las organizaciones sociales.

Nos movilizamos por:

Porque los aparatos represivos no solo están intactos sino que además presionan y tienen de rehén a la verdad y por tanto no hay justicia.

Porque pasan los días, los años, las décadas, y la impunidad sigue acá. Actuando a través de espionajes, de extorsiones, de claudicaciones, de pactos –casi todos secretos- a veces algunos sacan a la luz sus operativas, pero no su dimensión.

Porque el silencio, y esos secretos amparan a los servicios de inteligencia. Ellos se la han ingeniado para existir, tecnificarse y crecer con el total consentimiento y dirección de los poderes del Estado.

Porque nos dicen que nadie tiene conocimiento. Ni el Presidente ni los Ministros ni los Mandos de las FFAA ni la Policía.

Porque el Archivo Castiglioni contiene pruebas de la realización, de espionaje, infiltración, seguimientos, chantajes, presiones y operaciones contra partidos políticos, organizaciones sindicales, estudiantiles, de Derechos Humanos. Y solo conocemos los titulares…
Porque somos conscientes que el este  accionar no se detuvo en 1985, en la salida de la dictadura.

Por todo esto y por mucho más nos juntamos el 22 de diciembre en la Puerta de la Ciudadela.  A las 19 horas.

A 30 años de aquel 22 de diciembre de 1986 que se consagró  la Ley de Impunidad la lucha es hasta quebrarla.



11 de diciembre de 2016

Fotos: Acción relámpago frente al nuevo escondite de Gavazzo



Este sábado 10 de diciembre –día de los DDHH- sobre las 15 hrs. Plenaria Memoria y Justicia desembarcó en Parque Miramar. El motivo; señalar el nuevo escondite de José Nino Gavazzo.

A finales de Noviembre se dio a conocer la noticia de que finalmente el torturador obtuvo el permiso de la justicia para mudarse a un lugar donde sin duda va a poder movilizarse con más impunidad que en su anterior domicilio en donde gracias a la condena social, el criminal ya estaba escrachado. 

Frente a esta nueva situación; señalamos su nueva casa de García Lorca 7818  ¡A donde vaya lo iremos a buscar! 






Postales de la actividad







Vídeo de la actividad






Entradas relacionadas

Crónica: Así señalamos el nuevo escondite de Gavazzo;

Cuando a los torturadores, asesinos, violadores y secuestradores, se les brinda la libertad de estar en sus casas,... 

10 de diciembre de 2016

Crónica: Así señalamos el nuevo escondite de Gavazzo



Crónica de una acción de denuncia


Este sábado 10 de diciembre –día de los DDHH- sobre las 15 hrs. Plenaria Memoria y Justicia desembarcó en Parque Miramar. El motivo; señalar el nuevo escondite de José Nino Gavazzo.

Cuando a los torturadores, asesinos, violadores y secuestradores, se les brinda la libertad de estar en sus casas, amparados por la impunidad que les brinda el Estado, la memoria se pone en acción.

A finales de Noviembre el semanario Brecha dio a conocer la noticia de que finalmente el torturador obtuvo el permiso de la justicia para mudarse a un lugar donde sin duda va a poder movilizarse con más impunidad que en su anterior domicilio en donde gracias a la condena social, el criminal ya estaba escrachado.

Frente a esta nueva situación, nuestra postura fue unánime: ¡A donde vaya lo iremos a buscar! Dijimos y  sí, a donde vaya va a ser señalado, sus vecinos van a saber que está ahí y lo van a repudiar como pasó en Pocitos. Porque no olvidamos sus morbosos e impunes acosos al pueblo, su soberbia tortuosa, su sádica sonrisa de muerte, la condena social llena el vacío que el Estado le concede como beneficios. Por eso teníamos que señalar su nueva casa de García Lorca 7818 en Parque Miramar.

La premisa; llegar de forma no anunciada frente a su nuevo escondite cargados de carteles, leer su prontuario y partir, y mientras organizábamos la visita sorpresa nos enteramos de que la causa que la familia de Gavazzo abrió contra la compañera de Plenaria, Irma, finalmente fue archivada.

Sábado 10 de Diciembre

A las 15: 03 llegamos a la puerta de su lujosa casa, nos paramos con carteles de compañeros y compañeras desaparecidas, otros y otras de rodillas con capuchas de tortura para recordar cómo era. Julio Castro, Elena Quinteros, Adalberto Soba, León Duarte, Gerardo Gatti, fijaron sus eternos ojos en su puerta. El legado de lucha de los compañeros y compañeras encarnados en la acción de la memoria no lo dejan ni lo van a dejar en paz. 

El silencio se rompió con la lectura a voz alta de su extenso prontuario. “La justicia lo ha procesado por 28 crímenes, ha cometido muchos más. Hoy vive rodeado de lujo, ostentando todos los privilegios que la impunidad puede comprar en su nueva –supuesta- prisión domiciliaria. Pero no importa cuántas veces se mude ni de cuantos lujos se rodee… ¡A donde vaya lo iremos a buscar!” Y continuó: Gavazzo solía torturar a sus víctimas a cara descubierta y, entre otros detalles, le producía deleite encender cigarrillos con un Zippo que lucía el emblema de la CIA y que le había sido obsequiado tras sus cursos en los servicios estadounidenses.”

Los minutos de la tarde sabatina pasaron, la tortura y el secuestro prosigue, la acción duró unos cuantos minutos, acompañada por vecinos que se arrimaron a solidarizarse. Está claro, ¿a quién le gustaría vivir al lado de un torturador asesino como Nino? Los encapuchados y encapuchadas seguían de rodillas al sol, los carteles con las caras de las y los desaparecidos continuaban de pie, sus torturas en el S2 del Grupo de Artillería Nº 1 integrado a la oficina Coordinadora de Operaciones Antisubversivas (OCOA), en Automotores Orletti en Buenos Aires, seguían expresándose desde la calle. Los vecinos expresaron su desprecio a Gavazzo y su apoyo a la acción con aplausos.

Nuestra postura quedó bien clara, Gavazzo no va a gozar de su libertad en paz.

Esta es la primera de varias acciones que realizaremos para recordarle que el pueblo no olvida, que la memoria  se moviliza, que la lucha de las compañeras y compañeros que asesinó y de los que mantiene desaparecidos, está más viva que nunca. No nos interesan las prebendas y los beneficios que la in-justicia del Estado les brinde a los torturadores sueltos, la condena social movilizada es el mecanismo del pueblo para quebrar la impunidad que ostentan.

“¡Elena Quinteros, presente! ¡Adalberto Soba, presente! ¡Simón Riquelo, presente! ¡Julio Castro, presente! ¡Ahora y siempre!”. Así sobre las 15: 20 fue llegando el final de la acción. La del estribo la entonó un compañero con sus ojos vendados, que con su flauta traversa entonó una canción original que terminó de estremecer el ambiente. Profundos sonidos de la memoria que, como dice la murga, se van prometiendo volver.    



Vídeo de la actividad



Entradas relacionadas


Fotos y Vídeo:  Actividad relámpago en el nuevo escondite de Gavazzo